viernes, 30 de marzo de 2018

La verdad sobre las Insurtech

Después de 8 años dirigiendo una empresa digital relacionada con la salud y que encuentra su nicho de negocio en el entorno de las compañías de seguros, aparece una organización, te etiqueta, y te denomina Insurtech. Te sorprendes, no te lo esperas, y decides investigar lo que significa. Porque te suena que hay un movimiento relacionado con la tecnología y las finanzas denominado Fintech, pero realmente no te suena como movimiento el tema de las insurtech.
Corría el año 2016 y te encuentras con esta noticia, y te catalogan entre las 36 insurtech españolas de mayor éxito, y lo aceptas y te sumas al movimiento, pero la sorpresa llega cuando averiguas las demás insurtech con las que te relacionan.

¿Tarificadores?
¿Pólizas de viaje a través de una app?
¿Pólizas de accidentes para autónomos a través de una app?
¿Pólizas de retrasos en aviones?

Sorprendente, pero cierto, sobre todo cuando uno ha vivido en su propia piel los tarificadores en diskette allá por el año 2004. ¿Eso también eran insurtech? ¿Las compañías de seguros no tienen tarificadores en app desde hace más de 6 años? ¿De verdad? ¿Con esto estamos cambiando a través de la tecnología la visión del aseguramiento colectivo e individual?  Resultado de imagen de foto start up


 Señores, seamos serios y hablemos de como cambiar las fórmulas de aseguramiento, como cambiar la fidelización de nuestros clientes a través de la tecnología, como reformular nuestros conocimientos, como hacer notas técnicas con datos que ni siquiera nos imaginamos a día de hoy, trabajemos en nuevos conceptos de aseguramiento........en definitiva, analicemos nuestro potencial, bajemonos del tren y veamos que le pasa, como funcionan sus engranajes y sumemos tecnología a lo conocido y a lo que está por conocer.

Pero por favor, no lo dejemos en manos de esa falsa creencia de que alguien pequeño sabrá hacerlo siempre mejor que nosotros sólo porque se trata de una start up y en teoría es más ágil. Trabajemos con ellos pero no dejemos nuestro negocio en ellos, porque nos estaremos equivocando, involucionando y confiando en que cuatro personas en un garaje (con todo mi cariño), van a ser capaces de sacarnos las castañas del fuego. Ese error hará caer nuestras organizaciones, dejandolas en manos de expertos en tecnología, pero sólo en tecnología, sin nuestros conocimientos organizativos, técnicos y de negocio. Apoyemos, apalanquemos y colaboremos con las start up, pero no lo olvidemos, nosotros podemos ser una gran star up, nosotros podemos ser ágiles y nosotros tenemos la capacidad y la obligación de hacerlo. Sólo hace falta voluntad, impulso organizacional y un arranque definitivo de nuestras capacidades para hacer fluir las ideas y aplicarlas. No tengamos miedo. Simplemente, hagámoslo. Porque quien se duerma en estos próximos 5 años, estará dejando en manos de las empresas tecnológicas todo el potencial de su compañía.




lunes, 25 de diciembre de 2017

El techo de Cristal


  Resultado de imagen de foto techo de cristal

¿Es suficiente con ser el mejor? No y lo triste de esto es que no sólo vale con ser el mejor, además tienes que venderte bien, estar en el momento justo en el lugar adecuado, hacerte valer, protestar, no sobrevalorarte y hacer ver que estás en el mercado, y además de todo eso, hacer de la mejor manera posible tu trabajo.
¿Es esto imposible? Ciertamente no. Sólo hay que mirar al mundo para ver lo que hay fuera, darte cuenta de lo que eres capaz de hacer, darte cuenta de lo que no son capaces de hacer los demás, y además visualizar los negocios desde otra mirada. Salir de nuestro negocio y perder de vista la venta desde el punto de vista de nuestra empresa, poniendonos en la piel de las necesidades que tienen las otras empresas y adivinando como resolveríamos sus problemas.
Te sorprenderías de las capacidades que tenemos y lo bien que lo podemos hacer.
Experiencias de más de 20 años en puestos estratégicos y directivos dan para mucho, y tenemos que ser capaces de explotarlo.


Hay veces que debemos romper nuestro techo de cristal para dejar volar nuestro talento, que la sociedad y el mundo empresarial sean capaces de disfrutar de nuestras capacidades y no dejarlo morir marchitado, en encorsetadas áreas de nicho en la misma empresa. Si para que esto suceda tienes que volar, hazlo, no lo pienses, la vida son más que un sueldo y una ciudad, más que una empresa y una idea, más que el propio negocio y su simple solución. Necesitamos personas que nos ofrezcan su talento. Que quieran disfrutar con lo que hacen y que además se lo crean y lo exploten. Rompamos nuestro  techo de cristal y volemos!!!!!

martes, 23 de mayo de 2017

¿Nos conocemos?



Hoy os quiero contar un secreto,… bajito, sin que tenga demasiada repercusión e importancia, de forma que no lo copie la competencia, pero que hace fracasar o florecer las relaciones entre un proveedor y la compañía, empresa u organización, que quiere comprar un servicio. Aunque lo que os voy a contar, es una simple y tremenda obviedad, en la mayoría de las ocasiones se olvida, porque de lo que realmente sabe el proveedor, es de su negociado y sus servicios, exactamente igual que la compañía, y el servicio se encuentra en medio. La compañía lo utiliza como complemento o herramienta a su core de negocio, siendo por tanto externo. Simplemente, necesita el servicio y busca un proveedor para que se lo preste.
¡Ojo! Factor diferencial siempre en las relaciones interempresariales, y el punto rojo de la diana en la resolución de problemas y necesidades. ¿Cuál es? Simple. Generar equipos integrados en los sectores de nuestro cliente y hablar su mismo lenguaje, encontrando un camino sin trabas y en armonía. Este es el secreto. Algo que pudiera parecer baladí, supone la diferencia entre un buen servicio, además de un buen entendimiento entre cliente y empresa, o un fracaso total en la relación.
Resultado de imagen de nos conocemos foto
¿Cuál es el ejemplo más claro de cortocircuito entre una empresa tradicional (sector financiero, asegurador, etc.) y un proveedor? Las consultoras tecnológicas, y la implantación de procesos y proyectos tecnológicos.
¿Y cuál sería nuestra receta secreta? Por supuesto, una clara apuesta por la excelencia en el servicio, pero acompañándolo con algunas medidas que ayuden a nuestros compañeros técnicos, y al conjunto de los componentes de la empresa a conseguir una alineación perfecta con nuestros clientes.
¿Y los ingredientes?
-          Formación comercial para preventa y venta, en el sector financiero y asegurador. Quien vaya a visitar al cliente y ofrecer un servicio, tiene que conocer las necesidades del cliente y sus clientes, y hacer una recogida de requisitos funcionales, suficientemente adecuada para los técnicos.
-          Formación financiero-aseguradora para los técnicos. Deben conocer el negocio al dedillo, y hablar el mismo lenguaje que el cliente.
-          Input desde el área de marketing estratégico. No sólo hay que implantar nuestra solución, también hay que hacer que sea amigable y funcional.
-          Conseguir una distribución adecuada de funciones dentro del equipo. El departamento comercial no puede, o no debe, recoger y alinear los requisitos técnicos, el departamento técnico no puede, o no debe, silenciar las dudas funcionales del cliente, el departamento de compras no puede, o no debe, generar el documento funcional, etc. Hay que distribuir los papeles y generar un equipo real, que funcione de forma sencilla y ágil.
Quizá haya más ingredientes, aunque el principal, y merece un punto y aparte, sea escuchar las necesidades reales del cliente, y que esta escucha facilite las metas que quiere conseguir con nuestra ayuda. Así podremos aportar nuestra capacidad y experiencia logrando un óptimo resultado. Así que … ¿de verdad nos conocemos?